La hidratación de la piel

hidratar-piel
Factores climáticos como el viento, el sol, el frío y el aire seco, favorecen la evaporación de agua a través de la piel, reduciendo el grado de hidratación.

La piel normal tiene un porcentaje de hidratación necesario para que ésta realice sus funciones de manera adecuada. Hay varios factores que pueden influir en este porcentaje, dejando la piel seca. A continuación te hablamos más sobre ello:

Factores climáticos como el viento, el sol, el frío y el aire seco, favorecen la evaporación de agua a través de la piel, reduciendo el grado de hidratación.

Productos químicos tales como jabones y detergentes, eliminan la grasa de la piel, afectando a la capa de lípidos que ayuda a retener la humedad natural de la piel, dejándola sin protección y favoreciendo la deshidratación en los tejidos.

Con el proceso de envejecimiento, el contenido de líquido en la piel disminuye. Por lo tanto, es común que las personas mayores presentan la piel más seca.

Algunas enfermedades como la dermatitis atópica, la psoriasis e ictiosis, causan cambios en la piel que modifican su hidratación natural.

Los cambios causados por el exceso de sol en la piel, también favorecen la deshidratación.

¿Qué problemas conlleva la deshidratación de la piel?

La piel deshidratada puede ver comprometida su función de protección, además de volverse opaca, áspera y tender a la escamación. Así mismo, la piel seca es más frágil y propensa a la irritación.

¿Qué precauciones se deben de tener para evitar la piel seca?

Beber líquidos en abundancia, alrededor de 2 litros por día.

Proteger la piel de las agresiones externas, evitando el sol en exceso y usando protección solar.

No utilizar demasiado jabón ni agua caliente.

Si se toma más de un baño por día, los jabones se deben usar en todo el cuerpo en sólo uno de los baños. En el otro, utilizar sólo en los pliegues de la piel o en lugares estratégicos.

Evitar productos que contengan alcohol en su fórmula.

Utilizar cremas hidratantes inmediatamente después de bañarse en las zonas que presenten signos de resequedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *