Hábitos saludables de vida

A beautiful young girl with an apple lying on the grass and reading a book beside a basket of fruit is, on a background of green nature
En el cuerpo humano se acumulan diariamente una importante cantidad de toxinas; estas afectan negativamente a cualquier tejido mediante su acumulación.

La gran pregunta es, entre los muchos factores perjudiciales para la salud a los que nos encontramos expuestos (o nos exponemos deliberadamente); ¿en cuáles debemos priorizar? La respuesta está en los hábitos saludables de vida que mostramos a continuación:

* El consumo adecuado de agua

* Alimentos a intervalos regulares y saludables

* El consumo diario de alimentos ricos en fibra

* Ejercicios físicos aeróbicos regulares

A continuación te hablamos más sobre hábitos saludables de vida que, de ser cumplidos, nos asegurarán una considerable mejora en nuestro estado de salud:

Alimentación equilibrada

Es indudable que se debe observar la calidad y cantidad de los alimentos consumidos: debemos de llevar a cabo una dieta equilibrada con respecto a la cantidad de grasas, hidratos de carbono, proteínas, minerales, fibra y vitaminas. Lo que poca gente sabe, sin embargo, es que la cantidad de comidas al día también es muy importante para el éxito de un régimen dietético. Lo ideal es que realicemos 5 o 6 comidas al día; nutriéndonos cada 2 o 3 horas.

Dieta rica en fibras

En el cuerpo humano se acumulan diariamente una importante cantidad de toxinas; estas afectan negativamente a cualquier tejido mediante su acumulación, lo que es, a menudo, el punto de partida hacia la enfermedad. Una de las mejores de liberar dichas toxinas del cuerpo es a través de la excreción de las heces que, a su vez, sólo puede formarse adecuadamente en presencia de dos ingredientes básicos: agua y fibra.

Estas fibras se encuentran en abundancia en los alimentos simples, como las hojas verdes, frutas (especialmente los que tienen “bagazo”) y los cereales (avena, pan integral, por ejemplo).

El ejercicio físico regular

Por último, pero no menos importante, se encuentra la práctica regular de ejercicios físicos como otro de los hábitos saludables de vida que debemos de poner en práctica. En el pasado se pensaba que deberían necesariamente “hacer sudar”, es decir, ser intensos. Hoy en día se sabe que un simple paseo de 40 minutos 3 veces / semana cumple básicamente dicha función. Es decir, la mejora de la salud física y mental que surge de la práctica del deporte no es el privilegio de los atletas profesionales; recuerde que hay básicamente dos tipos de actividad física: aeróbica y anaeróbica. El primer tipo incluye actividades que promueven la respiración adecuada y dependen de ella, lo que permite la adquisición y el mantenimiento de la condición física; los ejercicios anaeróbicos se centran principalmente en la masa muscular, como en el culturismo. Por lo tanto, el ejercicio apropiado en el contexto de este artículo sería el ejercicio aeróbico.

En resumen, si seguimos estos sencillos hábitos saludables de vida en nuestro día a día, ayudaremos a prevenir problemas de salud en la misma medida que promoveremos nuestro bienestar general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *